Robótica educativa: una herramienta del siglo XXI

18 febrero 2022 Noticias

Por todos es sabido que los niños de hoy en día, especialmente los que pertenecen a la conocida como Generación Z, son nativos digitales. Se podría decir de ellos que lo conocen todo (o prácticamente todo) acerca de la tecnología y sus avances.  

Este contexto ha contribuido a que el sector de la Educación, con la intención de estar al día y en sintonía con sus estudiantes, sea consciente de la necesidad (y la importancia) de adaptarse. Para ello, ha optado, entre otras cosas, por incorporar la robótica educativa a las aulas de numerosos colegios e institutos.   

 

¿Qué es la robótica educativa?

La robótica educativa o pedagógica es una disciplina que ha sido ideada para que los estudiantes, desde edades tempranas, se familiaricen con los dispositivos robóticos, los recursos tecnológicos y la programación de forma interactiva. 

Si bien suele emplearse para trabajar las asignaturas STEM (Ciencias, Tecnología, Ingeniería y Matemáticas), lo cierto es que tiene un carácter transversal. Esto la convierte también en una buena opción a la hora de potenciar otros aspectos de los estudiantes como, por ejemplo, son la lingüística, las habilidades motoras, la concentración y la imaginación.  

A la hora de implementar la robótica educativa en el aula, lo más habitual es recurrir a metodologías activas como la gamificación; o bien, al aprendizaje basado en proyectos o problemas (ABP).  

 

Robótica educativa para niños (y no tan niños)

La robótica educativa es una disciplina apta para trabajar con estudiantes de cualquier edad y nivel educativo:  

  • Educación Infantil: en esta etapa el uso de la robótica está enfocado al aprendizaje básico como el desarrollo de las habilidades motoras finas y la coordinación ojo-mano, a su vez se fomenta el trabajo colaborativo.   
  • Educación Primaria: además de utilizarse como apoyo para el aprendizaje, los robots educativos pasan a ser también un elemento motivador para resolver retos de un modo original.   
  • Educación Secundaria: los robots se tornan en el objeto de estudio y sirven para aprender materias relacionadas como la electrónica, la mecánica o la informática.   

Desde aprender palabras nuevas o practicar el conteo hasta formarse en habilidades más técnicas imprescindibles en el mercado laboral, pasando por programar robots educativos para que hagan determinadas acciones. Las posibilidades que ofrece esta disciplina son muchísimas, la clave está en encontrar la fórmula adecuada.  

 

Objetivos de la robótica educativa

Algunos de los objetivos que se buscan conseguir cuando se trabaja la robótica educativa en el aula son:  

  • Fomentar la participación y proactividad de los estudiantes. 
  • Prepararlos para los retos del mañana. 
  • Potenciar la colaboración y el trabajo en equipo. 
  • Estimular su afán de aprendizaje. 
  • Descubrir posibles talentos ocultos o no desarrollados. 
  • Involucrar a los estudiantes en su proceso de aprendizaje. 
  • Dinamizar las horas lectivas. 

 

¿Qué ventajas aporta?

Utilizar esta disciplina en el aula puede aportar numerosos beneficios a los estudiantes. Entre ellos, se encuentran los siguientes:  

  • Interés por el mundo que les rodea: a través de la robótica y la programación, los estudiantes descubren y entienden aquello que les rodea. Se hacen preguntas, investigan, construyen sus ideas y experimentan. Se sienten capaces de cambiar el mundo y, al mismo tiempo, se preparan para su futuro laboral.  
  • Pensamiento lateral o creativo: este tipo de metodologías educativas que rompen con la enseñanza tradicional, sin perder calidad en el proceso, son fundamentales para el desarrollo de la creatividad de los estudiantes y de su capacidad de innovar en la toma de decisiones. 
  • Razonamiento lógico: si bien la creatividad es un elemento fundamental, también lo son la lógica y el razonamiento. Por este motivo, se podría decir que la robótica puede emplearse también para trabajar, aunque sea indirectamente, el pensamiento crítico.  
  • Parte activa de su aprendizaje: en esta metodología el profesor no se limita a contarle la lección al alumno y este simplemente tiene que memorizarla. Aquí, el alumno es protagonista y partícipe desde el primer minuto de su aprendizaje. Si bien es guiado en todo momento por el docente, tiene un rol mucho más activo que en las metodologías tradicionales. 
  • Competencias digitales del siglo XXI: en los últimos años, se ha vivido un boom tecnológico sin precedentes. Por ello, la educación, pilar fundamental de la sociedad, no puede quedarse atrás, debe formar a las futuras generaciones desde las primeras etapas en las áreas más innovadoras y en las últimas tendencias tecnológicas. 

 

Formación en robótica educativa para docentes

Para poder contar con las competencias docentes necesarias en la educación actual, así como ofrecer a los alumnos unos conocimientos acordes a lo requerido por la sociedad y el mercado laboral, es ya más una necesidad que una opción tener la formación docente adecuada. 

En el caso de la robótica educativa, la Escuela de Innovación Educativa de la Universidad Europea contamos con varias titulaciones que te serán de gran ayuda:  

X