Píldoras formativas: el vídeo como herramienta de aprendizaje

8 julio 2022 Noticias

La irrupción de las TIC a las aulas ha propiciado la aparición de recursos formativos de gran atractivo que, a su vez, están ofreciendo a los docentes la gran oportunidad de innovar en sus clases y dar un paso más en el ejercicio de la docencia. Hacer del proceso educativo una experiencia diferente y entretenida.  

Uno de estos recursos han sido las píldoras formativas y nos gustaría aprovechar el artículo de hoy para contarte qué son y cómo pueden aportar un valor añadido a tus clases.   

¿Qué son las píldoras formativas?

Las píldoras formativas son vídeos de corta duración (entre 5 y 15 minutos) que, en la actual era de las TIC, algunos docentes usan como recurso didáctico para completar el proceso de enseñanza-aprendizaje a la hora de introducir un concepto nuevo en su asignatura, recordar otros que se han visto anteriormente o aclarar las dudas de los estudiantes sobre alguna cuestión. 

Habitualmente, las píldoras de conocimiento, como también se las conoce, son unidades independientes y tienen un objetivo de aprendizaje definido. Sin embargo, igualmente pueden formar parte de un curso en el que se trata un tema más general y cada vídeo indaga en un aspecto concreto dentro de este.    

Suelen incluir elementos y contenidos audiovisuales como, por ejemplo: rótulos que sintetizan y resaltan las ideas principales, animaciones gráficas que aportan dinamismo a la presentación, ejemplos reales, casos prácticos resueltos, material interactivo, autoevaluaciones, etc. Todo ello contribuye a que el aprendizaje de los estudiantes sea más atractivo, ameno y fácil de comprender. 

Las píldoras formativas son un material muy versátil, ya que sirven para impartir prácticamente cualquier materia y en todos los niveles educativos.   

Características de las píldoras formativas

Además de lo ya hemos contado sobre ellas, otras de las principales características que bien podrían definir estas píldoras formativas o de conocimiento son:  

  • Multiplataforma: suelen tener un formato que permite visualizarlas a través de diferentes tipos de dispositivos electrónicos (ordenador, móvil, tableta, etc.) y plataformas digitales.  
  • Acceso ilimitado: es posible reproducirlas siempre que una persona quiera o necesite, basta con tener un dispositivo a mano y conexión a Internet. Y, a veces, ni eso porque este material suele ser descargable y, por tanto, se puede almacenar en el propio aparato.  
  • Perdurables: según el tema, si este responde a una necesidad momentánea o da pie a ser más recurrente porque la información que proporciona no caduca, una píldora de conocimiento puede ser útil para la adquisición y asimilación de conocimientos durante mucho tiempo.  
  • Reutilizables: una misma píldora de conocimiento puede usarse en varias formaciones cuando su contenido y los conceptos que se quieren tratar guardan relación.   

Las ventajas de las píldoras formativas en el aula

Lo cierto es que, al igual que otros muchos recursos didácticos innovadores que han ido surgiendo en los últimos tiempos, el uso de las píldoras formativas en el aula ofrece numerosas ventajas y opciones tanto a docentes como estudiantes.  

Algunas de ellas son:  

  • Se pueden implementar en distintas metodologías o estrategias educativas 
  • Su función educativa puede abarcar numerosas posibilidades: transmitir información, repasar conocimientos, generar debate, adentrarse en el uso de las TIC, etc.  
  • Se abordan los conceptos de una manera rápida y eficaz. Su duración tan breve hace que el contenido se centre en lo verdaderamente importante y que la atención de los estudiantes se capte por completo. No les da tiempo a distraerse ni aburrirse.  
  • Se ve reforzada la capacidad de asimilación de conocimientos. Por lo general, el aprendizaje que combina imágenes y palabras suele ser mayor que cuando se usan únicamente las palabras.  
  • Despiertan un mayor interés en los alumnos que los libros de texto y los apuntes impresos “de toda la vida”, al mismo tiempo que les da la oportunidad de tomar las riendas de su proceso de aprendizaje: educación digital y autodidacta.  

Consejos para hacer una píldora formativa

Ahora que ya sabes qué son las píldoras formativas y todo el partido que puedes sacar de ellas, ¿qué te parece hacer una? A continuación, te damos algunos consejos por si te animas a preparar algunas píldoras de conocimiento para tus clases.  

  • Intenta que la grabación sea de la mayor calidad posible. Para ello, te aconsejamos que uses buenos equipos de vídeo y sonido.  
  • Elige el formato más adecuado para el contenido que tratarás: busto parlante o plano americano, audio acompañado de unas diapositivas o infografías, ejercicios interactivos, etc.  
  • Planifica y elabora un guion técnico y de contenido. 
  • Utiliza un lenguaje claro, conciso y en voz activa.   
  • Presenta el objetivo de aprendizaje al inicio de la píldora.  
  • Contextualiza: si el vídeo forma parte de un curso formativo y su contenido está conectado con lo visto en el anterior, si el tema del que se hablará está relacionado con algo que se ha visto en clase, etc.  
  • Elimina el contenido “paja” y céntrate en lo esencial.  
  • Añade la narración del vídeo a modo de subtítulos.  
  • Incluye algunas preguntas o una prueba de autoevaluación al final del vídeo.   

 

Si quieres dar rienda suelta a tu creatividad y seguir experimentando con esta u otras edtech, descubre los cursos online de Tecnología Educativa y Competencias Digitales de la Escuela Universitaria de Innovación Educativa de la Universidad Europea. ¡Aporta innovación a tus clases!  

X