Tipos de aprendizaje: 13 formas diferentes de aprender

8 abril 2022 Noticias

Con el paso de los años, son muchos los investigadores y estudiosos que han tratado de descifrar las muchas y diferentes maneras que tiene el ser humano de adquirir conocimientos, retener lo que ha aprendido y trasladar todo esto a su vida cotidiana. En definitiva, aprender.  

Hoy en día, la Ciencia cataloga que hay 13 tipos de aprendizaje. En este artículo te contamos cuáles son, en qué consiste cada uno y cómo puedes trabajarlos en el aula con tus estudiantes.  

 

Los 13 tipos de aprendizaje, ¿cuáles son?

Aprendizaje asociativo

Este tipo de aprendizaje se da cuando asociamos determinados estímulos externos o sucesos con una idea o un comportamiento. Esta forma de aprender se caracteriza por ser de las más ricas y profunda, además de conseguir los mejores resultados.  

Aprendizaje no asociativo

Se produce cuando nuestra respuesta cambia ante un estímulo que se repite en el tiempo o es continuo, ya sea porque acabamos acostumbrándonos a él o porque terminamos por interiorizarlo. Nuestra sensibilidad varía.  

 

Aprendizaje cooperativo

En el ámbito educativo, este hace referencia al aprendizaje en grupo. Es decir, cuando un estudiante no aprende solo, sino que lo hace junto al resto de sus compañeros. Para ello, el docente se encarga de hacer los equipos de trabajo, asignar los roles y las funciones de cada alumno, y los dirige 

 

Aprendizaje colaborativo

Como ya vimos en una publicación anterior, y aunque es muy frecuente confundir ambos tipos de aprendizaje, existen diferencias entre el aprendizaje cooperativo y colaborativo 

Este segundo se diferencia del otro en cuanto al modo de constituir y funcionar los grupos de trabajo. En el aprendizaje colaborativo el docente propone el tema o plantea un problema y los estudiantes deciden cómo abordar el proyecto. 

 

Aprendizaje emocional

Con él se pretende que aprendamos a conocer nuestras emociones y gestionarlas de una forma eficiente. El aprendizaje emocional no solo contribuye a nuestro bienestar y desarrollo personal, sino que también favorece que nuestras relaciones interpersonales, aquellas que entablamos con quien tenemos a nuestro alrededor, sean sanas.  

 

Aprendizaje experiencial

Consiste en aprender a partir de las de las situaciones que vivimos o, incluso, de los errores que cometemos. Este tipo de aprendizaje puede diferir mucho según la persona, ya que difícilmente todos reaccionamos y actuamos igual ante una misma situación. Precisa de un cierto trabajo de autorreflexión.   

 

Aprendizaje implícito

Se da cuando aprendemos algo, generalmente, sin una intencionalidad. Sucede sin darnos cuenta y casi de manera automática como, por ejemplo, las acciones de andar, hablar o movernos. 

 

Aprendizaje explícito

Este sí que tiene una intención y, también, existe una conciencia, somos conocedores de que estamos aprendiendo. Nos permite adquirir, principalmente, información nueva y destacada sobre personas, lugares y objetos. Este tipo de aprendizaje requiere ciertos niveles de atención y ejercicio por parte de nuestro cerebro.  

 

Aprendizaje memorístico

Hasta hace bien poco, era el tipo de aprendizaje por excelencia en el ámbito educativo. Se trataba de fijar en la memoria y recordar conceptos casi de manera autómata, muchas veces sin llegar a entenderlos, ni llevar a cabo reflexión alguna.  

 

Aprendizaje observacional

Este tipo de aprendizaje requiere la participación de, como mínimo, dos personas: por un lado, una más experta que realiza una acción o tarea dando ejemplo (modelo) y, por el otro lado, la que observa e imita o reproduce la actuación de la persona modelo (aprendiz). Se trata de una forma de aprender basada en lo visual.

   

Aprendizaje por descubrimiento

Es uno de los tipos de aprendizajes más activo que hay. Además de aprender participando e interactuando con el docente, el estudiante va más allá, no se conforma solo con lo que le han enseñado. Busca información por su cuenta para resolver las dudas que le han podido surgir y los datos que encuentra los organiza en su esquema cognitivo y los relaciona con conocimientos que ha adquirido antes.  

 

Aprendizaje receptivo

Podría considerarse como otro de los tipos de aprendizaje pasivos. El estudiante se limita a recibir la información, ya sea vía oral, escrita o audiovisual, e interiorizar ese contenido para poder reproducirlo a posteriori.  

 

Aprendizaje significativo 

De todos los tipos de aprendizaje, este es uno de los más efectivos. Consiste en recopilar, seleccionar y organizar la información que se nos está transmitiendo para, a continuación, establecer una relación entre estos conocimientos adquiridos de nuevas y aquellos con los que ya se contaba previamente.  

 

Si quieres aprender más sobre tipos de aprendizaje y técnicas de estudio, ya sea para tu uso personal o porque te gustaría aplicar todo esto en tu aula con tus estudiantes, en la Escuela Universitaria de Innovación Educativa contamos con numerosos cursos de formación que seguro te serán de gran ayuda.  

X