Técnicas de estudio para aprender más y mejor

4 abril 2022 Noticias

 

A diferencia de lo que muchos estudiantes piensan, leer una y otra vez los mismos apuntes o “darse un atracón” de horas no se encuentran entre las técnicas de estudio más eficaces. De hecho, algunos expertos aseguran que, a pesar de ser algunas de las más utilizadas, los beneficios que verdaderamente reportan al aprendizaje son mínimos.  

Si tu objetivo, además de aprobar un examen con buena nota, es lograr un aprendizaje a largo plazo, es decir, asimilar una serie de conocimientos para luego aplicarlos en tu vida cotidiana, en este artículo te contamos algunas de las mejores técnicas de estudio.   

 

Las 9 mejores técnicas de estudio

Estas son algunas de las técnicas o métodos de estudio que seguro te ayudarán a dinamizar tu aprendizaje (y, también, el de tu alumnado):  

1. Calendarizar el estudio

A la hora de crear un calendario de estudio, se debe tener en cuenta factores como el tiempo total del que se dispone hasta la fecha clave (entrega de un ejercicio, examen, etc.), aparte de las tareas a realizar y su nivel de dificultad. De este modo, resultará más sencillo asignar un número de horas o días para cada cosa.  

Este método es especialmente útil para aquellas personas que buscan adoptar un hábito de estudio.  

2. Gestionar correctamente el tiempo de estudio

En lugar de estar horas y horas frente a los apuntes de una misma asignatura hasta machacarla, se aconseja dividir el tiempo de estudio entre periodos de atención y de descanso. Un método que se ajusta bien a esto es la técnica Pomodoro 

Se trata de fraccionar la sesión de estudio en bloques de 20-30 minutos de actividad intensa y alternarlos con breaks de 5 minutos. Cada 4 bloques se hará un descanso más largo, de unos 20-30 minutos   

3. Alternar asignaturas

Aunque saltar de una materia a otra puede parecer algo distraído, el hecho de aprender a diferenciar e identificar a qué se corresponde la información que se tiene delante implica desarrollar la capacidad de atención y, al mismo tiempo, llevar el aprendizaje a un nivel superior.  

Ahora bien, esta técnica de estudio requiere ser una persona ordenada y bien organizada.  

4. Realizar ejercicios y cuestionarios 

Esta técnica de estudio consiste en repetir ejercicios que se han visto en clase o hacer algunos similares. Es lo que comúnmente se conoce como aprender haciendo o learning by doing 

5. Debatir con los compañeros  

Este método de estudio sirve para poner en común las dudas que se puedan tener sobre un determinado tema, aclararlas e, incluso, valorar puntos de vista diferentes.  

Este aprendizaje colaborativo puede darse de forma presencial en el aula; o bien, online a través de un campus virtual o herramientas como Google for Education 

6. Sintetizar la información 

Las técnicas como los resúmenes, los esquemas, los mapas mentales y las tarjetas de estudio o flashcards ayudan a leer de un modo más activo, comprender la información, discernir la que es verdaderamente importante de la que no lo es tanto y obtener así materiales más optimizados para el estudio.  

7. Escribir

La escritura es algo que favorece notablemente la memorización y técnicas de estudio como la página en blanco son muy efectivas para esto.  

Esta consiste en, dejando a un lado los apuntes, coger un folio y escribir todo lo que se recuerda sobre un tema en concreto o algo que se ha estudiado. De esta forma, uno descubre qué sabe y qué necesita volver a repasar.  

8. Grabar las clases en un audio

Además de una retención de la información más fácil, otra ventaja del formato audio es que se puede recurrir a él siempre que se quiera o cuantas veces se necesite.  

Tener las clases grabadas puede ser muy útil, sobre todo, si luego se emplean las grabaciones para, por ejemplo, tomar apuntes, incorporar ideas que en un primer momento hayan podido pasarse por alto o para reforzar los conceptos clave.  

Otra opción a la hora de estudiar es hacer un audio de uno mismo explicando un tema y escucharlo a posteriori 

9. Enfrentarse a retos

En ocasiones, no ir a lo fácil puede ser otra forma de aprender algo eficazmente. Añadir dificultad a la meta que se quiere conseguir, buscar superarse a uno mismo e invertir un mayor esfuerzo son acciones que contribuyen a una mejor integración de los conocimientos. 

 

Si quieres conocer estas y otras técnicas de estudio, en la Escuela de Innovación Educativa de la Universidad Europea contamos con una oferta académica para profesores y opositores de lo más innovadora. Consúltala aquí y elige el curso que mejor se adapte a ti. 

   

 

X