¿Qué es el metaverso en Educación?

18 marzo 2022 Noticias

 

Tras la crisis de la Covid-19, el mundo educativo ha vivido un antes y un después en lo que se refiere al uso de la tecnología en las aulas. Esta ha pasado de ser una simple herramienta de apoyo a convertirse en algo indispensable en el proceso de enseñanza-aprendizaje, tanto para el personal docente como para el alumnado.  

Y, ahora que comenzábamos a acostumbrarnos a esta nueva manera de entender la educación y el proceso formativo, a familiarizarnos con la edtech o tecnología educativa, entra en escena un nuevo elemento: el metaverso.  

 

¿Qué es el metaverso y cómo funciona?

El metaverso ha sido ideado para que sea un conjunto de espacios digitales a los que podremos acceder en un futuro gracias al desarrollo de las tecnologías de realidad aumentada (AR) y realidad virtual (VR). Una vez dentro, tendremos la oportunidad de interactuar con otros usuarios usando un holograma o avatar que habremos diseñado a nuestro gusto, tocar y mover objetos e, incluso, influir en el entorno.  

Características del metaverso

Entre los rasgos más destacados del metaverso, se encuentran los siguientes:  

  • Se vivirán experiencias inmersivas. Además de muy próxima a la realidad, la interacción con otros usuarios o el entorno se producirá en tiempo real.  
  • Será una prolongación de la vida personal y profesional. Se podrán realizar actividades cotidianas como, por ejemplo, probarse ropa y comprarla, acudir a un concierto o asistir a reuniones de trabajo, entre otras.  
  • Se combinarán entornos virtuales de nueva creación con la simulación de espacios reales.  
  • Estará siempre activo y en continua evolución. Funcionará las 24 horas del día, los 365 días del año.  
  • Descentralizado. Esto quiere decir que no pertenecerá a una única empresa o marca, sino que su propiedad estará distribuida entre los usuarios. O, al menos, la idea parte de esta premisa.  
  • No existirán límites o barreras de ningún tipo: número de usuarios, espacios, experiencias, etc.  
  • Interoperabilidad, permitiendo de este modo que los usuarios puedan saltar (o viajar) entre espacios virtuales.  

 

Usos del metaverso

Al tratarse de una tecnología que pretende simular el mundo real, el metaverso tendrá muchas aplicaciones prácticas y, además, en los diferentes ámbitos de la vida de una persona.  

Algunos de los usos para los que está pensando el metaverso son:  

Salud y Medicina: en este caso, el metaverso serviría para hacer consultas médicas virtuales, mejorando la comunicación médico-paciente y la atención sanitaria. Asimismo, los especialistas en cirugía podrían incluso ensayar los procedimientos quirúrgicos antes de practicárselos a una persona en la vida real.  

Trabajo: el metaverso podría llevar la cuestión del teletrabajo un paso más allá, realizar reuniones y gestionar proyectos desde una oficina virtual. Sería como estar realmente en el lugar de trabajo, interactuando con compañeros o clientes, en vez de hacerlo mediante una videollamada como ahora. 

Turismo: gracias a la recreación de lugares de interés turístico reales (monumentos, museos, etc.) dentro del metaverso, la gente podría visitarlos y quién sabe si incluso a un precio más económico. Además, el hecho de viajar virtualmente desde casa, sin coger un transporte, contribuiría a reducir la huella de carbono   

Compras y Marketing: tendríamos la oportunidad de interactuar con un producto o probar un servicio antes de adquirirlo, ya sea en una tienda real o del metaverso. De esta forma, nos aseguraríamos si cubre nuestras necesidades y, por tanto, acertar con la compra. Esto repercutiría en un aumento de las ventas, ya que los consumidores más dudosos no lo serían tanto. También, se podrían hacer estudios de mercado más detallados, lo que serviría para implementar nuevas estrategias de marketing y técnicas de ventas más personalizadas, así como mejorar la atención al cliente.   

Ocio: disfrutar de un festival de música, ir al teatro, visitar una exposición inmersiva o acudir a un estadio de fútbol a ver un partido son otros ejemplos de actividades que podrían realizarse en el metaverso sin moverse del salón de casa.   

 

¿Cómo aplicar el metaverso a la Educación?

Ahora lo que verdaderamente nos ocupa: el uso del metaverso en la Educación. Pues bien, lo cierto es que, con la información que se tiene hasta la hecha, todo hace pensar que podría tener mucho potencial en este ámbito.  

Y esto de debe a las siguientes razones:  

  • La interacción docente-estudiante y estudiante-estudiante no se perdería, seguiría estando ahí como hasta ahora. Como ya hemos comentado en el ámbito laboral, esta experiencia sería inmersiva y, por tanto, muy similar a acudir presencialmente a un centro educativo o aula.  
  • La aparición de metodologías más innovadoras que permitirían seguir la filosofía del “aprender haciendo” y, además, en entornos virtuales o simulados. Esta resulta más motivadora para los estudiantes y más útil de cara a su vida cotidiana y futura incorporación al mercado de trabajo.  
  • El tándem metaverso-Inteligencia Artificial facilitaría una enseñanza personalizada según las necesidades de cada estudiante, así como el seguimiento y evaluación de este por parte del equipo docente. Igual que en el mundo del marketing y las ventas.  

Aun así, independientemente del ámbito, ya sea educativo o cualquier otro, esto del metaverso está todavía muy en ciernes y, por tanto, cabe esperar y ver cómo evoluciona y cuál es su nivel de aceptación en la sociedad.   

 

Si te ha parecido interesante este tema y no quieres quedarte atrás en materia de innovación y competencias tecnológicas en Educación, no dejes de consultar la oferta académica de la Escuela de Innovación Educativa de la Universidad Europea.  

X