Cómo hacer un proceso de mediación escolar: paso a paso

22 septiembre 2021 Noticias

Como ya dijimos en un artículo anterior, la mediación escolar es un proceso que se aplica cuando existe un conflicto entre diferentes actores educativos (estudiantes, equipo docente, etc.) y estos muestran interés por solucionar sus diferencias de manera voluntaria y con ayuda de una persona neutral llamada mediador/a.  

Si bien un proceso de estas características suele seguir casi siempre los mismos pasos, lo cierto es que todo conflicto tiene sus particularidades (factor desencadenante del problema, personas implicadas, ritmo, etc.) y que estas conviene tenerlas presente a la hora de hacer una mediación escolar. 

A continuación, veremos las diferentes etapas de un proceso de mediación escolar “estándar” y explicaremos en qué consiste cada una de ellas. 

 

Fases de la mediación escolar

  1. Premediación

Se trata de una reunión individual que la persona mediadora tiene con cada una de las partes implicadas. Las razones por las que se produce este encuentro son: 

  • Valorar si la mediación escolar es la herramienta más adecuada para resolver el conflicto. 
  • Explicar las reglas básicas del proceso de mediación. 
  • Crear un espacio de desahogo emocional para que, durante las sesiones conjuntas, el diálogo sea calmado, haya empatía y se puedan expresar las emociones de una forma racional, sin interrupciones. 
  • Establecer un vínculo de confianza con la persona mediadora, ¡ojo! sin que esta pierda de vista su posición neutral.

 

  1. Apertura

Da comienzo el proceso de mediación como tal. La persona mediadora se reúne con las partes implicadas en un mismo espacio físico y, apostando por un lenguaje claro y conciso, realiza un discurso de apertura en el que: 

  • Se presenta y explica cuál será su papel durante el proceso de mediación escolar. 
  • Expone las diferentes fases de la mediación escolar y en qué consisten. 
  • Establece las normas básicas.
  • Recuerda la importancia de mantener la confidencialidad del procedimiento.  

 

  1. Contar

En esta etapa del proceso de mediación escolar, primero a una parte implicada y luego a la otra, se les da la oportunidad de narrar libremente y sin interrupciones lo sucedido. Lo hacen dando su versión de los hechos, tal cual lo han vivido y/o sentido. De este modo, ambas pueden escuchar la historia desde otro punto de vista.  

Una vez las partes hayan finalizado sus relatos, el mediador resumirá lo que se ha contado. Esto permitirá a las partes escuchar la perspectiva del otro de la boca de una persona neutral.  

 

  1. Situarse

Es el momento de recopilar en una lista los asuntos principales que se quieren solucionar y organizarlos por prioridades. 

Hecho esto, se preguntará a las partes si consideran que están cubiertos todos los temas y si están conforme con el orden que se ha establecido para tratarlos. Si su respuesta es consensuada y afirmativa, el proceso de mediación escolar sigue adelante. 

 

  1. Propuestas de solución

Esta fase del proceso de mediación escolar consiste en que, conforme se vayan tratando los problemas, las partes implicadas realicen una lluvia de ideas de posibles soluciones para cada uno de ellos. Estas deben ser realistas y viables. 

Con ello, se pretende que las partes implicadas cooperen y se apoyen en la generación de propuestas beneficiosas para ambas. Todas las opciones son válidas y, por tanto, se apuntan, ninguna se juzga ni descarta.   

 

  1. Preacuerdo

Se evalúan las ventajas y los inconvenientes de cada una de las propuestas, al mismo tiempo que se analiza si habrá o no dificultades a la hora de llevarlas a la práctica. El objetivo es llegar a un acuerdo con el que ambas partes se vean identificadas y comprometidas.

 

  1. Acuerdo

El proceso de mediación ya casi ha terminado. Toca redactar el acuerdo final con un lenguaje sencillo, claro y concreto, evitando ambigüedades. 

A continuación, se da una copia del acuerdo a cada una de las partes implicadas para que lo lean, vean si quieren modificar alguna cosa y, de no ser necesario, lo ratifiquen. 

Aun así, se les recuerda que es posible reunirse de nuevo con la persona mediadora o su equipo (si esta hubiera realizado el trámite junto a más gente) en caso de tener dudas o encontrar dificultades a la hora de aplicar soluciones.  

 

  1. Seguimiento

Pasado un tiempo, normalmente son entre 3-6 meses, la persona mediadora se reunirá de nuevo con las partes implicadas para confirmar si lo acordado se está cumpliendo o no. 

 

¿Quieres formarte en resolución de conflictos en aula

 

X