Pensamiento computacional: ejemplos

16 septiembre 2022 Noticias

Vivimos en un mundo lleno de tecnología, desde los teléfonos móviles que ya son como una extensión nuestra hasta los electrodomésticos domóticos, pasando por los navegadores de los coches. Por poner algunos ejemplos.  

Este contexto hace que se torne indispensable enseñar a los niños de hoy en día a manejarse con toda esta tecnología, además de que la vean como una herramienta en la que apoyarse a la hora de solucionar los problemas cotidianos o enfrentarse a retos personales y profesionales.  

Y es, por este motivo, que cada vez se apuesta más por introducir el pensamiento computacional en el currículo escolar y, por supuesto, en las aulas a través de diferentes metodologías y actividades como las que te explicaremos a lo largo de este artículo.  

¿Qué es el pensamiento computacional?

El pensamiento computacional es un concepto que se usa para referirse al proceso por medio del cual una persona trata de abordar, comprender y resolver un problema complejo aplicando técnicas propias de la computación en el mundo que le rodea 

Asimismo, el pensamiento computacional sirve para fomentar el desarrollo de habilidades como el pensamiento crítico, la creatividad, el trabajo en equipo, la constancia y el aprendizaje a partir de los errores.  

¿Cómo funciona el pensamiento computacional?

En la actualidad, el pensamiento computacional se divide en 4 etapas:  

  1. Descomposición: dividir el problema en partes más pequeñas para facilitar su solución. 
  2. Reconocimiento de patrones: identificar las semejanzas que pueda haber entre las diferentes partes, así como detectar patrones comparando el problema que se tiene delante con otros que se hayan resuelto antes.  
  3. Generalización y abstracción: reconocer la información que es realmente importante y descartar aquellas características irrelevantes e innecesarias. Abstraer elementos comunes aplicables a otros problemas.  
  4. Creación de algoritmos: definir las pautas o pasos a seguir para solventar cada uno de los problemas. Esto puede ser ejecutado por un humano, un ordenador o una combinación de ambos.   

¿Por qué es importante el pensamiento computacional en el aula?  

Gracias a la inclusión del pensamiento computacional en el ámbito educativo, a niños y adolescentes se les abre un mundo de posibilidades en lo que se refiere al desarrollo de muchas de las destrezas que necesitarán en su día a día, pero también otras que les serán muy útiles de cara a su futuro profesional.  

Ahora bien, ¿de qué habilidades hablamos?  

  • Resolución de problemas y manejo de situaciones complejas 
  • Adaptación a nuevos entornos 
  • Búsqueda de soluciones efectivas y adaptadas a múltiples disciplinas (humanidades, matemáticas, biología, etc.)   
  • Creatividad e innovación 
  • Capacidad de razonamiento 
  • Habilidades numéricas 
  • Comunicación eficaz 
  • Interactividad con otras personas para alcanzar un objetivo común.  
  • Curiosidad 
  • Aumento de confianza en uno mismo  

Ejemplos de actividades para trabajar el pensamiento computacional  

Hoy por hoy, el pensamiento computacional es posible trabajarlo en el aula ya desde edades tempranas.  Y no solo eso, cada vez existen más recursos, muy diversos y entretenidos con los que tus estudiantes no solo aprenden, sino que también disfrutan con lo que hacen.  

Si bien se podría decir que la programación y los robots educativos son las actividades por excelencia para trabajar el pensamiento computacional en el aula, no son las únicas. Hay otras, llamadas actividades “desenchufadas”, que permiten que los estudiantes se familiaricen con conceptos básicos del mundo de la informática y trabajen el aprendizaje basado en problemas a través de la gamificación educativa y sin usar ordenador, tableta ni otros dispositivos móviles. Entre estas últimas, bien se podrían incluir ciertos juegos de mesa o de construcción tipo Lego, así como puzles, acertijos y bailes.   

En cualquier caso, se opte por unas u otras, es importante que como docente cuentes con la formación adecuada para que seas capaz de diseñar y llevar a la práctica tareas y acciones adaptadas a la edad, nivel académico y necesidades educativas de tus estudiantes.  

Para ello, en la Escuela de Innovación Educativa de la Universidad Europea contamos con titulaciones tan interesantes como, por ejemplo: 

Y estos son solo algunos de nuestros cursos para docentes y opositores. Consulta la oferta académica al completo en nuestra página web.  

X