¿Qué son las competencias en la docencia?

11 noviembre 2022 Noticias

Las competencias en la docencia son aquellos conocimientos y habilidades que un maestro o profesor necesita para realizar su trabajo satisfactoriamente, además de para ser capaz de enfrentarse a los retos y desafíos de un aula 

¿Y por qué nos referimos a conocimientos y habilidades cuando hablamos de competencias profesionales docentes? Pues bien, porque realmente son algo a mitad camino entre la teoría y la práctica. Por un lado, hace falta contar con unos estudios previos para adquirirlas y, por el otro, saber aplicar lo aprendido adecuadamente en función del contexto de trabajo educativo. 

Otro aspecto que hay que tener en consideración es que las competencias en la docencia evolucionan conforme lo hace la realidad educativa. Aun así, hay algunas que no pueden faltar si quieres coinvertirse en todo un maestro o profesor del siglo XXI. ¡Y estas te las decimos a continuación! 

¿Cuáles son las principales competencias profesionales docentes?

  • Establecer objetivos claros a los estudiantes y actuar como facilitador para que los alcancen con éxito.   
  • Trazar un plan, más allá del establecido por el Ministerio de Educación, que permita a los estudiantes adquirir conocimientos y habilidades de forma gradual. Saber decidir cuándo y en qué orden es mejorar trabajar cada tema.    
  • Ser experto en la asignatura que imparte y, muy importante también, que esta le apasione de verdad. Esto es algo que se percibe fácilmente cuando un docente se toma “las molestias” de aprender todo lo necesario para que sus clases sean buenas y efectivas para sus estudiantes. 
  • Comprometerse a hacer su trabajo un poco mejor cada día. Da igual si hablamos de ejercer la docencia o cualquier otra profesión, todos somos conscientes que muchas veces hay margen de mejora. ¿Por qué no intentarlo?  
  • Saber gestionar los problemas que surgen en el aula recurriendo, para ello, a habilidades como la empatía, la persuasión y la comunicación asertiva.  
  • Dar ejemplo a los estudiantes de cómo comportarse ante determinadas situaciones, especialmente las difíciles: mantener la calma, ser respetuoso, no usar la violencia física o las amenazas, etc.  
  • Atender a la diversidad en el aula, es decir, las necesidades específicas de cada alumno, sin descuidar los objetivos de aprendizaje comunes a toda la clase.  
  • Estar dispuesto a responder a las preguntas de los estudiantes, resolver sus dudas y debatir con ellos.   
  • Fomentar la curiosidad entre los estudiantes para que aprendan a investigar e innovar por ellos mismos, de forma que cada vez sean más personas más autónomas y dependan menos de ti en su proceso de aprendizaje.  
  • Compartir experiencias personales o historias de terceros en clase para que comprendan el sentido de algunas cosas y las consecuencias que pueden tener ciertas acciones en el futuro. Ojo, tampoco te pases con las confidencias. 
  • Manejar las nuevas tecnologías con la misma soltura que lo hacen tus estudiantes y aprende a sacar el máximo partido de ellas: subir tareas a plataformas online, compartir materiales, grabar y editar vídeos para luego compartirlos en redes sociales, crear infografías, etc. ¡Piérdeles el miedo!  
  • Aprender de “tus colegas de profesión”. Aprovecha sus conocimientos y experiencias para probar técnicas pedagógicas nuevas que a ellos les hayan funcionado. Esto puede ayudarte a detectar buenas prácticas docentes que quizás no te habías planteado antes, desechar aquellas más obsoletas o, incluso, renovar algunas adaptándolas al contexto educativo actual.  

Además de una profesión vocacional, ser maestro o profesor requiere estar continuamente al día. Lo que aprendiste en la carrera universitaria está bien, pero ¿por qué quedarse ahí? ¡Ve más allá con nuestro curso en Competencias Docentes 

Consulta también el resto de la oferta académica de la Escuela de Innovación Educativa de la Universidad Europea, elige la titulación o las titulaciones que mejor se ajusten, y dale un empujón a tu carrera docente.

X