Aula TEA: la inclusión educativa del alumnado TEA

26 agosto 2022 Noticias

Los niños con trastorno de espectro autista se caracterizan por ver, entender e interactuar con su entorno de una forma diferente. Esto los lleva, entre otras cosas y a grandes rasgos, a preferir la información en formato visual, fijarse mucho en los detalles, presentar alteraciones sensoriales, ser poco flexibles y, en ocasiones, tener dificultades para la comunicación y el lenguaje.  

Son estas peculiaridades, junto al deseo de facilitar su aprendizaje, el desarrollo de sus habilidades y su integración en la sociedad, lo que hace unos años dio lugar a la creación de un espacio propio y adaptado para estudiantes con trastorno del espectro autista en los centros educativos. Este sitio es lo que hoy se conoce como aula TEA.  

¿Qué es un aula TEA?

Un aula TEA es un espacio específico para el alumnado con TEA. Además de estar capacitada para atender a una ratio de 4-6 niños en Educación Infantil y Educación Primaria, esta se caracteriza por ser:   

  • Abierta: porque los estudiantes con TEA no están aparte, sino que se encuentran en su aula de referencia. Es decir, comparten la clase con el resto de sus compañeros y profesores.  
  • Especializada: porque en un aula TEA se trabajan y refuerzan los contenidos curriculares adaptándolos a las necesidades educativas concretas de este tipo de alumnado.  
  • Heterogénea: porque funciona bajo la premisa de una metodología que respete y se ajuste a las diferencias individuales de los estudiantes.  
  • Ordenada: porque está dividida en rincones reservados para diferentes funcionalidades (zona de trabajo individual/grupal, área de descanso, espacio de bienvenida, etc.) que se tratan de delimitar bien y señalizar con soportes visuales (pictogramas, dibujos, fotografías, etc.). Asimismo, se cuidan mucho las condiciones ambientales (ruido, luz, temperatura, etc.). 
  • Organizada: porque las rutinas y la anticipación son algo importante para los niños con trastorno del espectro autista, ya que les ayuda a comprender el mundo que les rodea. Por esta razón, las jornadas de trabajo tienen una estructura y se recurre mucho a las agendas visuales.  

¿Quiénes participan en el día a día de un aula TEA?

Además de los estudiantes, una figura indispensable en un aula TEA es la del tutor. Entre sus principales tareas, se encuentran: coordinarse con los diferentes profesionales que intervienen la rutina diaria de cada niño (y que, a continuación, comentaremos individualmente); hacer las adaptaciones curriculares pertinentes bajo la supervisión del Equipo de Orientación Educativa; y favorecer la participación de este alumnado en las actividades del aula y el centro educativo en general.  

Pero esta persona no es la única con un papel importante en la escolarización de niños con TEA, en un aula TEA de Infantil y Primaria también trabajan otros profesionales como, por ejemplo:  

  • Maestros especialistas (Inglés, Música, Educación Física, etc.): son las personas encargadas de adaptar los contenidos curriculares de las materias que imparten.  
  • Maestro en Pedagogía Terapéutica (PT): su misión es reforzar las directrices propuestas en la adaptación curricular de cada estudiante con TEA y ayudar así el aprendizaje significativo. Entre otras tareas, elaborará material específico y llevará a cabo acciones para contribuir a su integración. 
  • Maestro de Audición y Lenguaje (AL): en un aula TEA esta persona se ocupa de trabajar con el alumnado los problemas de lenguaje y las alteraciones en las capacidades comunicativas y lingüísticas. Su objetivo es ayudarles a desarrollar las habilidades sociales y de comunicación interpersonal.    
  • Auxiliar Técnico Educativo (ATE): será la persona responsable de dar soporte y apoyo al profesorado, así como atender a las necesidades básicas de los niños con TEA (alimentación, higiene, salud y seguridad). 

A este equipo multidisciplinar, se suman el orientador escolar, quien se encarga de asesorarles y asistirles; y el jefe de estudios, al cargo de la supervisión.  

En cualquier caso, hay alguien que no puede quedarse fuera de todo esto: las familias. Al fin y al cabo, y es algo que nunca debe olvidarse, ellas son el principal motor y apoyo en el desarrollo de cualquier niño, pero especialmente de aquellos con trastorno del espectro autista.  

 

Si quieres tus habilidades de atención a la diversidad, concretamente para educar en inclusión a niños con trastorno del espectro autista, en la Escuela de Innovación Educativa de la Universidad Europea contamos con la formación adecuada: el curso TEA online. ¡Infórmate aquí!  

X