Noticias

30 julio 2021 Noticias
Técnicas de coaching educativo para docentes
 
Ya en su momento hablamos acerca de qué es el coaching educativo y cuáles son sus ventajas frente al modelo de enseñanza tradicional. 
En esta ocasión, nos gustaría retomar este concepto para hablar de las diferentes etapas que conforman este proceso y darte a conocer algunas de las principales técnicas de coaching educativo que te podrían ayudar a mejorar tu rutina diaria en la docencia. 
Fases del proceso de coaching en Educación
El objetivo del coaching educativo es buscar las mejores condiciones de aprendizaje para que un estudiante o una clase experimente un impulso en su rendimiento académico y personal.  
Para llegar hasta ahí, el proceso de coaching educativo consta de las siguientes 5 fases: 

Exploración

En primer lugar, hay que examinar con detenimiento a los alumnos y recabar información sobre ellos, tanto a nivel grupo como individual. 
Este paso nos ayudará a conocer más a los estudiantes: cuáles son sus intereses y expectativas (académicas y personales), cómo se sienten, qué temas les inquieta, cuáles son sus puntos fuertes y débiles, etc. 
De este modo, resultará más sencillo efectuar las adaptaciones correspondientes y ofrecer una enseñanza personalizada en función de su perfil y/o situación. 

Planificación

Es el momento de que docente y alumno/s piensen y fijen de manera conjunta los objetivos que se pretenden conseguir para que así exista un compromiso. Estas metas deben ser medibles, específicas, tangibles y, sobre todo, alcanzables. 
Además, hay que diseñar y establecer un plan de acción para lograrlos. Todo ello basándose en las fortalezas y limitaciones grupales e individuales, y teniendo en cuenta que podría variar conforme a los avances y el ritmo al que estos se vayan produciendo. 

Motivación

Antes de ponerse a trabajar, es importante crear un ambiente de trabajo que contribuya a que los estudiantes ganen confianza y seguridad en sí mismos. 
Esto, junto a un proceso de enseñanza-aprendizaje personalizado, les hará
 
Ya en su momento hablamos acerca de qué es el coaching educativo y cuáles son sus ventajas frente al modelo de enseñanza tradicional. 
En esta ocasión, nos gustaría retomar este concepto para hablar de las diferentes etapas que conforman este proceso y darte a conocer algunas de las principales técnicas de coaching educativo que te podrían ayudar a mejorar tu rutina diaria en la docencia. 
Fases del proceso de coaching en Educación
El objetivo del coaching educativo es buscar las mejores condiciones de aprendizaje para que un estudiante o una clase experimente un impulso en su rendimiento académico y personal.  
Para llegar hasta ahí, el proceso de coaching educativo consta de las siguientes 5 fases: 

Exploración

En primer lugar, hay que examinar con detenimiento a los alumnos y recabar información sobre ellos, tanto a nivel grupo como individual. 
Este paso nos ayudará a conocer más a los estudiantes: cuáles son sus intereses y expectativas (académicas y personales), cómo se sienten, qué temas les inquieta, cuáles son sus puntos fuertes y débiles, etc. 
De este modo, resultará más sencillo efectuar las adaptaciones correspondientes y ofrecer una enseñanza personalizada en función de su perfil y/o situación. 

Planificación

Es el momento de que docente y alumno/s piensen y fijen de manera conjunta los objetivos que se pretenden conseguir para que así exista un compromiso. Estas metas deben ser medibles, específicas, tangibles y, sobre todo, alcanzables. 
Además, hay que diseñar y establecer un plan de acción para lograrlos. Todo ello basándose en las fortalezas y limitaciones grupales e individuales, y teniendo en cuenta que podría variar conforme a los avances y el ritmo al que estos se vayan produciendo. 

Motivación

Antes de ponerse a trabajar, es importante crear un ambiente de trabajo que contribuya a que los estudiantes ganen confianza y seguridad en sí mismos. 
Esto, junto a un proceso de enseñanza-aprendizaje personalizado, les hará
X