Noticias

18 mayo 2022 Noticias
Neuroeducación: ¿qué es?
 
Por tanto, el objetivo que persigue la  neuroeducación es investigar los distintos mecanismos involucrados en el proceso de lectura o el reconocimiento de los números, entre otros, para tratar así de desentrañar posibles soluciones para condiciones como la dislexia, la discalculia o el TEA.
Para conocer más sobre esta área educativa, en las Jornadas de Innovación Educativa de la Universidad Europea tuvimos la oportunidad de hablar con Javier Frontiñán y disfrutamos de su charla Educando desde el cerebro. 
¿Qué es educar desde el cerebro o neuroeducar?
Javier Frontiñán nos explicó que la neuroeducación busca “mejorar los sistemas educativos” a través de “pequeños cambios que pueden tener consecuencias muy relevantes para las generaciones futuras”.
También, nos contó distintos ejemplos neurocientíficos que tienen un impacto directo en la educación como el “efecto directo entre la mala alimentación y la obesidad con un menor rendimiento académico” o la forma en la que se imparten las asignaturas en la actualidad, ya que el “cerebro aprende mejor cuando la información le llega en un contexto y de forma integrada”, por lo tanto, es mucho más eficaz el trabajo por ámbitos que la impartición tradicional de clases de 50 minutos de cada asignatura.
Finalmente, nuestro ponente desmintió muchos mitos alrededor del cerebro, su funcionamiento y la neurociencia en general: no es cierto que usemos “solamente el 10 % de nuestro cerebro”, no existe un “hemisferio artístico y un hemisferio matemático del cerebro” y, el más arraigado y peligroso, el funcionamiento del cerebro de los hombres y las mujeres no es diferente por cuestión de sexo y el cerebro de los hombres no esta más preparado para carreras de ciencias como las “matemáticas, física o ingenierías”.
El hecho de que este concepto se consideré un axioma es realmente un problema, ya que si los docentes, encargados de formar a las generaciones futuras, imparten
 
Por tanto, el objetivo que persigue la  neuroeducación es investigar los distintos mecanismos involucrados en el proceso de lectura o el reconocimiento de los números, entre otros, para tratar así de desentrañar posibles soluciones para condiciones como la dislexia, la discalculia o el TEA.
Para conocer más sobre esta área educativa, en las Jornadas de Innovación Educativa de la Universidad Europea tuvimos la oportunidad de hablar con Javier Frontiñán y disfrutamos de su charla Educando desde el cerebro. 
¿Qué es educar desde el cerebro o neuroeducar?
Javier Frontiñán nos explicó que la neuroeducación busca “mejorar los sistemas educativos” a través de “pequeños cambios que pueden tener consecuencias muy relevantes para las generaciones futuras”.
También, nos contó distintos ejemplos neurocientíficos que tienen un impacto directo en la educación como el “efecto directo entre la mala alimentación y la obesidad con un menor rendimiento académico” o la forma en la que se imparten las asignaturas en la actualidad, ya que el “cerebro aprende mejor cuando la información le llega en un contexto y de forma integrada”, por lo tanto, es mucho más eficaz el trabajo por ámbitos que la impartición tradicional de clases de 50 minutos de cada asignatura.
Finalmente, nuestro ponente desmintió muchos mitos alrededor del cerebro, su funcionamiento y la neurociencia en general: no es cierto que usemos “solamente el 10 % de nuestro cerebro”, no existe un “hemisferio artístico y un hemisferio matemático del cerebro” y, el más arraigado y peligroso, el funcionamiento del cerebro de los hombres y las mujeres no es diferente por cuestión de sexo y el cerebro de los hombres no esta más preparado para carreras de ciencias como las “matemáticas, física o ingenierías”.
El hecho de que este concepto se consideré un axioma es realmente un problema, ya que si los docentes, encargados de formar a las generaciones futuras, imparten
X